15 Consejos para una tesis exitosa

Quizá no sea muy conocido por la mayoría, el hecho de que aproximadamente el 70% de quienes han terminado de cursar estudios de postgrado nunca terminaron sus tesis, y deambulan por la vida orgullosos por su nivel superior a aquellos mortales que sólo poseen un simple título universitario, dato que usualmente no se ve reflejado en los currículums de dichos (en estricto sentido) estudiantes.

Pero nadie puede considerarse realmente un Magíster si no ha logrado graduarse, por lo cual indefectiblemente debe pasar por el armado de una tesis y su posterior defensa exitosa.

Para ello, con la ayuda de expertos en la evaluación de tesis, entre los cuales se incluye nuestro querido profesor y eterno colaborador Enrique Magne, hemos resumido una serie de tips que te serán muy útiles a la hora de confeccionarla.

1. El proyecto de tesis: la primera puerta.

Tu proyecto de tesis abrirá el camino que finalmente te llevará a cumplir el objetivo de graduación. Es el primer obstáculo que deberás vencer, y tómalo como tal cual es: un obstáculo. Pon en él todos las herramientas necesarias para sortearlo, es decir: escribe lo que ellos quieren leer, di lo que ellos quieren escuchar, sin importar si no tiene nada que ver con los que definitivamente vas a desarrollar, pero trata de que al menos el tema sea el mismo.

2. Todo es estratégico.

El término “estratégico” es aplicable absolutamente a todo sobre lo que puedas escribir. ¡Sí, así es!, no lo dudes, todo puede ser estratégico si le das el enfoque adecuado, es decir: simplemente incluyes la palabra en el título o en algún subtítulo de tu tesis. Puedes agregar valor a cualquier tema incorporando el término “estratégico” (más adelante explicaremos la importancia de utilizar la frase “agregar valor”). No temas en usarlo: si estas escribiendo sobre planeamiento mucho mejor será si escribes sobre “planeamiento estratégico”; si tu tema son los canales de distribución, entonces será “desarrollo estratégico de canales de distribución”; el Marketing sólo es muy pobre, debe ser “Marketing estratégico”; ¿Posicionamiento?, ¡No!, cámbialo por “Posicionamiento Estratégico”.

3. La matriz FODA: el eterno comodín.

Desde que Michael Porter apareció con su matriz FODA (Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas) quizás sin quererlo abrió las puertas a un mundo maravilloso: el mundo donde todo es justificable con una simple matriz de dos por dos. No importa lo que haya hecho una compañía para desarrollar su estrategia actual, e incluso si no hizo absolutamente nada para alcanzar lo que logró o si sólo jugó el azar en su desarrollo, tú puedes analizarla a posteriori justificando los logros de la empresa a través de una matriz FODA que explique de la forma que tu quieras cómo logró su posición actual en el mercado. Por esto es también conveniente que la uses en el desarrollo de tu tesis, sin importar el tema de que se trate siempre se puede incluir esta matriz, lo cual añadirá varias páginas más y mejorará la credibilidad de tu proyecto.

También debes tener en cuenta que, dado lo común que se ha vuelto este análisis se ha convertido en una especie de commodity de las tesis y no será un agregado realmente diferenciador, pero, después de todo, lo que abunda no daña.

4. Ventaja Competitiva o ausencia de desventajas.

Nuevamente gracias a Porter tenemos un elemento poderoso en nuestras manos: todo lo que no causa daño puede ser presentado como una ventaja competitiva.

5. Ventaja Comparativa.

Es como la anterior pero vista desde otro ángulo y un poco más paqueta.

6. Globalizando tu tesis: hablando el idioma del mundo.

Vivimos en un mundo sin fronteras: ¡tu tesis tampoco las tiene! Puedes incluir términos en cualquier idioma. Así es, cuando digo cualquier idioma me refiero a CUALQUIERA, es decir desde el mandarín, pasando por el portugués hasta el chechenio.

El ingles siempre es bienvenido, muchos términos que usamos comúnmente no quedan bien en castellano, como es el caso de “management” entre otros, lo que sucede es estos ya no agregan demasiado valor a tu tesis. Sucede lo mismo con el francés, términos como “entrepreneur” o “expertisse” ya no son ninguna novedad. Por lo tanto debes buscar nuevas opciones. El idioma chino y el indio están muy de moda. Recomendamos incluir alguna frase en la tipografía china original, que puedes extraer fácilmente copiándola de algún menú de un restaurante. La probabilidad de que alguien que vaya leer tu tesis domine el idioma chino es muy remota, y quien la evalúe, al menos para disimular su ignorancia, simulará que ya conocía dicho término y te felicitará (siempre puedes decir que proviene del arte de la guerra de Sun Tzu, de Mao Tse Tung o de Jackie Chan)

También todo lo étnico esta muy en boga, ahora te preguntarás ¿qué es lo étnico?, bueno, efectivamente en el estricto sentido de la palabra todo lo que digamos es de alguna forma étnico ya que todos pertenecemos a alguna raza. Así que en realidad lo que está de moda son los términos indígenas o de dialectos poco conocidos, si quieres puedes utilizar alguno de origen local que va muy bien con la nueva imagen argentina, como por ejemplo alguno extraído del mapuche y relacionar sus formas de organización comparadas con la de las empresas.

7. Agregando valor con la frase “agrega valor”.

Especialmente cuando hagas la defensa o presentación de tu tesis debes mencionar la frase al menos un par de veces. Es muy útil cuando te cuestionen algún punto, o cuando tus evaluadores no encuentren el sentido de porqué lo has incorporado a tu tema, entonces simplemente puedes decir algo así como “considero que la inclusión de cuarenta páginas sobre el correcto cuidado de los ovinos agrega valor al desarrollo estratégico de la cadena de distribución de alimentos”

8. Gráficos y más gráficos: todo es graficable.

Parte de esta premisa: si es cuantificable es graficable, si es graficable ocupa más espacio y llama más la atención. Incluso datos de tipo cualitativos se pueden llegar a expresar en un gráfico de tortas. No escatimes en imágenes siempre que no conviertas tu tesis en un ensayo sobre diseño gráfico.

9. El tutor es el enemigo.

Al contrario de lo que te digan, el tutor tendrá como único objetivo el molestarte en todo lo que pueda, perturbarte, alterar tu paciencia, obstruyendo cada camino creativo que hayas desarrollado para abreviar el tiempo de desarrollo de tu tesis. Para el tutor tu tiempo no sirve para nada, él intentará por todos los medios de hacértelo perder.

Tú eres el futuro, el tutor el pasado. Busca la forma más inteligente de eludirlo, desarrolla un estrategia para que se sienta confortable con tus progresos aunque lo que le transmitas a él no tenga nada que ver con la realidad de lo que vas a presentar, de esta forma cuando entregues la tesis, ya será muy tarde para que él intervenga estará totalmente descolocado y para evitar el papelón no dirá nada negativo, entonces habrás cumplido con tu objetivo.

10. La vida es un Anexo de tu tesis.

Los anexos son como grandes depósitos de información que habitualmente nadie lee, éstos añaden importante volumen a tu trabajo: anexos financieros, estadísticos, bibliográficos, etc. Toda tesis puede contener algún elemento financiero, incluso en las de desarrollo de temas puramente teóricos podemos incorporar un análisis presupuestario, o algún tipo de costeo de algún ítem, por ello es infaltable en toda buena tesis el anexo financiero.

Más simple aún es el anexo estadístico, hay estadísticas sobre todo lo que se te pueda ocurrir, hasta de las cosas más insólitas y cualquier tema de cualquier tipo está de alguna forma vinculado a estadísticas.

11. Un libro es un amigo.

Haz de la bibliografía tu gran aliada, todo tema tiene infinitas combinaciones bibliográficas, ya que prácticamente sobre el punto más insignificante que se te pueda ocurrir alguien ha escrito un libro ¡y Tú puedes citarlo!

12. Grandes frases o frases grandes.

Queda muy bien y es muy usado en un ensayo, monografía o tesis el comenzar citando una frase célebre que luego se vincule con el tema a desarrollar. Si no encuentras una que se adapte a tu tema simplemente invéntala, es más fácil de lo que piensas, pero no olvides que también es necesario inventar también al supuesto autor, ya que no es conveniente atribuir frases creadas por ti a alguien conocido.

He aquí un ejemplo:

“Las grandes decisiones no son otra cosa que pequeñas opciones que generaron grandes cambios”

Wilfred R. O´Sullivan.

A esta “frase célebre” la he creado en solo cinco minutos sobre algo tan simple que a cualquiera se le puede ocurrir y tiene la ventaja que cuadra casi para cualquier tema. Por supuesto que el autor también ha sido inventado buscando que el nombre transmita algo de fuerza o autoridad, esto último a veces es más importante que el verdadero contenido de la frase.

13. ¿Tesis, qué tesis?

Se supone que una tesis es un producto de investigación guiado por el interés en responder a alguna incógnita intelectual. Ese es el camino más difícil, mejor encuentra primero la respuesta y luego puedes crear la pregunta adecuada para ese resultado que ya conoces.

14. En el campo las espinas.

¿Trabajo de campo? En el campo están las vacas, tú quédate en tu casa desarrollando tus hermosas abstracciones para una tesis increíble.

He leído cientos de tesis con extensísimos trabajos de investigación, detallados planes de trabajo previos, elevados planteos y que han llegado a las mismas estúpidas conclusiones que cualquiera con un poco de sentido común puede alcanzar.

15. Rumbo a lo desconocido:

Si tu reglamento de tesis lo permite, escoge el tema más alejado a la realidad que se te pueda ocurrir, tanto la de tus profesores o incluso la de cualquier ser humano. Cuanto más abstracto, oscuro e increíble sea tu tema tanto mejor, ya que no habrá forma en la que puedan constatar la veracidad de lo que has escrito e incluso identificar tu bibliografía.

He conocido el caso de un alumno que obtuvo la idea de su tema de la serie televisiva “La dimensión desconocida” (The Twilight Zone). Por ello recuerda y aplica a la hora de escoger la temática que vas a desarrollar, la frase de otra famosa serie que decía: “…avanzando temerariamente, hacia donde ningún hombre ha llegado jamás…”

Extraído de: El Magister